• May
    21

    Hora: 10.30 a 12.30 hs

    Organiza: Secretaría Científica APdeBA

    El Dr. Jorge Luis Maldonado, nos presenta su trabajo:

    ALGUNAS VICISITUDES DE LAS RELACIONES LIBIDINALES A PREDOMINIO NARCISISTA

    Comentadora: Dra Hilda Catz
    Coordinador: Dr. Alberto Solimano

    El autor se refiere para sus consideraciones sobre el narcisismo a dos novelas: “Lolita” y “La herencia de Eszter”.

    Formula que el temor a la pérdida del objeto de amor se remite a la pérdida del objeto primario. En el enamoramiento, hay una ilusión esperanzada, a no perder nunca ese nuevo objeto, por miedo al dolor.

    Las manifestaciones de amor son tan variables que es imposible abarcarlas en una definición. Da distintos ejemplos de esas variables.

    Nos habla también de las distintas propiedades que puede tener ese objeto amoroso para su elección, semejantes, opuestos a objeto primario o aquello que estuvo ausente en las relaciones primarias y que no tiene representación ni simbolismo, pero se ven en la clínica por el tipo de objeto elegido “lo que no fue pero se necesitó”

    En Lolita, la muertes de las madres, tanto la de ella como la de su amante Humbert, quedan desdibujadas. En él, la fijación al trauma primario, la muerte de la madre, puede significar, como posible determinante de su elección por una púber, Annabel, su noviecita de la adolescencia, que muere poco después de iniciada la relación.

    Lolita, luego de la muerte de su madre, queda al cuidado de Humbert, ubicado en el lugar de madre y excluyendo así la función paterna. La condición de viuda de la madre y la suya de huérfana de padre es una función que su padrastro no puede cubrir. Luego no hay ley que prohíba la endogamia. A raíz de esto el protagonista no pude reprimir los celos hacia otros hombres que pretende a Lolita y termina matando a uno de ellos. Tampoco puede poner límites a su hijastra ni al trato despectivo y cruel que recibe de ella. Todo esto lleva a la agonía de la relación. Al faltar la función paterna no hay diferenciación yo-no yo que da lugar a la salida del narcisismo y se abre al de las relaciones de objeto. El repudio al padre genera la figura perversa.

    En esta novela la sexualidad da paso a la desmentida del duelo.

    Es precisamente la necesidad del sujeto de desprenderse de los objetos introyectados y el promotor de los intentos de regresión al narcisismo que incluyen remanentes de aquellas relaciones de objetos.

    El autor se explaya en la salida del narcisismo merced a la acción paterna que genera la diferenciación entre el yo y el otro, la contención a la madre, establece las reglas de juego que impiden el sentimiento de posesión del uno hacia el otro. La función paterna promueve la individuación y la instauración de las leyes de la exogamia. Su efecto tiene lugar en los momentos iniciáticos de los vínculos primarios.

    En los sujetos narcisista, nos dice, les es impedida la elaboración de las pérdidas y la regresión es para no perder las relaciones primarias.

    Las psicosis, muestran que la dependencia con los objetos introyectados, es más temible que con los externalizados. La regresión al narcisismo es siempre un fracaso

    Otro tipo de patología del amor es abordada a partir de la novela “La herencia de Eszter”. Una mujer soltera, de mediana edad que vive en la casa heredada de sus padre y convive con una mujer de su familia, mayor que ella. En su adolescencia se enamoró de Lajos, amigo de su hermano. Este decide no casarse con ella y se casa con la hermana, Vilma.

    El matrimonio se muda a otra ciudad y tienen hijos. Vilma muere cuando su hija Eva tiene tres años. Lajos emprende un viaje y Eszter se hace cargo de los niños mudándose a casa de ellos. Al tiempo se cansa y deja los niños con un familiar y vuelve a su casa.

    Lajos y el hermano de Eszter, de solteros, eran muy libertinos. Al acceder a la casa de su amigo, su conducta despreciativa hacia las costumbres de esa familia, hace que todos entren en confusión y se le sometan. En realidad él es superficial y soberbio.

    Después de unos años, Lajos vuelve a visitar a Eszter por un día. El notario de la familia ve que hay muchas irregularidades del manejo del dinero y se lo advierte a Ezster. Ella no da mucha importancia y paga las deudas. Lajos sólo le tiene miedo al notario Endre. Vuelve a visitar a su cuñada luego de 20 años con sus dos hijos y si bien se lo ve como una persona adinerada, llora miseria. El notario Endre vuelve a advertir a Eszter, ya que su cuñado le pide que venda la casa. Eszter no hace caso y disculpa al cuñado.

    La novela evidencia esa repetición de una orden a la que Eszter se ve obligada a obedecer. Lajos tiene un manejo psicopático de seducción, desprecio y culpógeno. Que genera estados confusionales. El notario no entra en el juego pero es impotente para proteger a su clienta.

    Todo está dirigido a dañar al padre como objeto significativo. Esto motiva al autor del trabajo a concluir que nos encontramos aquí también con una exclusión de la figura paterna.

    El sentido de las acciones de la supuesta “víctima” en su relación con su “victimario” es una alianza entablada como forma destructiva a las figuras parentales y la consecuencia de una lucha que se establece entre el narcisismo y la relación de objeto.  Secretaría científica

    Maure 1850 – CABA
    Actividad Abierta a la Comunidad – SIN ARANCEL